Las maneras en las que accedemos y producimos información y conocimiento han cambiado de forma revolucionaria en los últimos años. Los medios ya no son algo lejano y cerrado sino que, con la multiplicación de plataformas y redes sociales, cada uno de nosotros puede transformarse en un comunicador efectivo e influenciar a millones de personas.