Más Dinero No Es la Solución, Es el Problema

Photo by Erik Mclean on Unsplash Photo by Erik Mclean on Unsplash

André de Godoy, periodista brasileño de la Universidad Mackenzie de São Paulo, entrevista al profesor de economía y académico de Mises Antony Mueller sobre las causas y consecuencias de la expansión del crédito y las relaciones entre el crédito, el dinero y la inflación de los precios.

André de Godoy: Por favor, explique la relación entre la oferta de dinero, el nivel de precios y la actividad económica.

Antony Mueller: La oferta de dinero determina el nivel de precios a largo plazo. Que los precios suban o bajen depende de la variación relativa del dinero en circulación en comparación con la variación relativa de la oferta de bienes. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el proceso a partir de la creación de dinero por el banco central, la llamada base monetaria, y el impacto en la economía en términos de demanda es largo y contiene una serie de variables. Estos transmisores del impulso monetario pueden trabajar en tándem y reforzar el impulso original o, por ejemplo, pueden contrarrestarse entre sí. Permítanme darles un ejemplo: en los últimos quince años, los principales bancos centrales han practicado la política de «flexibilización cuantitativa», que ha multiplicado por más de cinco su balance. En los Estados Unidos, la base monetaria pasó de 830.000 millones de dólares en enero de 2008 a más de 4 billones de dólares en septiembre de 2014, y en la actualidad, en enero de 2020, asciende a 3,4 billones de dólares. Sin embargo, este drástico aumento no ha provocado una inflación de los precios y ha estimulado la actividad económica sólo moderadamente. La razón de ello es que el sector de la banca comercial sólo transformó una parte de esta base monetaria en dinero en circulación y que los agentes económicos redujeron la velocidad de las transacciones. En el caso del agregado monetario M1, la velocidad se redujo a la mitad, pasando de 10,6 a principios de 2008 a 5,5 en el cuarto trimestre de 2019.

Godoy: Autores como Ludwig von Mises y Milton Friedman sostienen que la inflación es un fenómeno monetario. Sin embargo, he escuchado que es posible expandir la cantidad de dinero en circulación sin causar efectos negativos para la economía porque los efectos inflacionarios podrían ser controlados por el ajuste de la tasa de interés. ¿Es esto cierto o sólo un remedio?

Mueller: Esta es una visión muy confusa. ¿Qué sentido tiene expandir la oferta de dinero y luego tratar de controlarla aumentando la tasa de interés? El resultado de tal política es la confusión y la agitación del mercado. Es un intervencionismo de la peor clase. ¿Por qué debería aumentar la oferta de dinero de todos modos? Si la oferta permanece fija, y la productividad aumenta, los precios caerán. Eso es una deflación beneficiosa. ¿Por qué uno debería quejarse cuando los bienes se vuelven más baratos para los consumidores? La cuestión es si la deflación de los precios se produce lentamente en función del aumento de la productividad de la economía o abruptamente como una fuerte contracción de la liquidez debido a una crisis del mercado financiero.

Godoy: ¿Por qué los bancos centrales tratan de manipular el suministro de dinero?

Mueller: Los banqueros centrales tienen un profundo temor a la deflación. Presumen que la deflación de los precios llevará a una contracción económica. Sin embargo, si los bancos centrales hubieran dejado en paz al sistema, tal deflación sería muy gradual y no sólo no sería dañina sino beneficiosa para la economía. Si los bancos centrales intervienen y amplían la oferta monetaria y aplican, como ocurre hoy en día, una «política de tipo de interés cero» (ZIRP), o incluso una «política de tipo de interés negativo» (NIRP), se acumula una tensión entre la tendencia natural de los precios a la baja debido al aumento de la productividad y la oferta monetaria inflacionaria. Se acumula una profunda discrepancia entre la preferencia temporal humana y el tipo de interés monetario que convergería en un mercado libre sin intervenciones del banco central.

Godoy: ¿No sería un suministro de dinero estable demasiado rígido para la economía?

Mueller: Hay que recordar que un nivel de precios en descenso o en aumento es el resultado de la diferencia entre la tasa de variación de la oferta de bienes y la tasa de variación de las existencias de dinero y la velocidad de las transacciones económicas. El sistema monetario tiene una elasticidad natural. Incluso cuando la oferta monetaria está vinculada a una oferta fija de dinero del banco central, se producirán expansiones y contracciones del gasto nominal. El dinero tiene articulaciones sueltas, pero cuando la base monetaria es estable, el sistema tiene un anclaje definitivo. Hay elasticidad del dinero bajo un patrón oro, incluso cuando la reserva de oro es constante. A diferencia de lo que observamos hoy en día, no fue posible que se produjeran divergencias extremas y a largo plazo. Debemos cambiar nuestro actual sistema monetario que es altamente disfuncional.

Godoy: Algunos prominentes economistas brasileños mencionan la teoría post-keynesiana como un contrapunto a la clásica teoría de la cantidad de dinero y afirman que la llamada teoría monetaria moderna proporcionaría un mejor modelo para el presente.

Mueller: Como expliqué anteriormente, incluso cuando la oferta monetaria se mantiene fija el uso del dinero es volátil, y por lo tanto incluso un patrón de oro tiene elasticidad monetaria. Es un error afirmar que sólo el dinero fiduciario proporcionaría flexibilidad financiera. El punto, más bien, es que, con un sistema monetario anclado, el grado de desviación es limitado, mientras que bajo el actual régimen de dinero fiduciario no hay ninguna restricción. Ese es el problema de la teoría monetaria moderna. Sus partidarios elogian un sistema sin anclaje, porque permitiría la financiación ilimitada de los gastos del gobierno. Sin embargo, incluso estos teóricos reconocen el problema de la inflación de los precios cuando la oferta monetaria es excesiva. En este caso, creen que el gobierno podría controlar la inflación de los precios a través de los impuestos y luego desviar el exceso de dinero. Sin embargo, aunque los partidarios de esta «nueva» teoría monetaria elogian el dinero sin anclaje como una ventaja porque viven con la ilusión de que la economía necesita permanentemente una gestión macroeconómica, lo cierto es que no es el libre mercado el que produce altibajos, sino la intervención de los gobiernos y sus banqueros centrales.

Godoy: ¿Podrías citar algunos ejemplos de cómo la inflación se produce en nuestros días debido a las políticas monetarias que los gobiernos han aplicado recientemente?

Mueller: Venezuela es actualmente un triste ejemplo junto con el muy trágico caso de Zimbabwe. Concentrémonos en el país vecino de Brasil. El gasto masivo del Estado, el intervencionismo tonto y la expansión de la oferta monetaria están detrás de la gigantesca inflación de precios en Venezuela. Estas políticas forman parte del gran plan de implementar un «Socialismo del Siglo XXI». Pero lo que obtuvieron no fue prosperidad e igualdad sino divisiones sociales aún más agudas, una hiperinflación brutal y miseria masiva. Venezuela es la verificación empírica de lo que hemos discutido: el proceso comienza con las falsas promesas de justicia social y bienestar integral. La propiedad privada ya no es segura, la intervención del gobierno aumenta y la inversión empresarial disminuye. Sin embargo, en lugar de que el deterioro de la economía induzca a los dirigentes políticos a cambiar de rumbo, los gastos del gobierno, basados en la expansión del crédito, se incrementan aún más y con ellos aumenta la oferta de dinero. Mientras que más regulación e intervencionismo sofocan el lado de la oferta, la demanda inflacionaria va en aumento. El país entra en una espiral mortal de crisis económicas, políticas y sociales que se refuerzan mutuamente. Al principio de este proceso aparecen algunos beneficios ilusorios, pero al poco tiempo los más pobres son los que más sufren hasta que también derriba al resto de la sociedad en un colapso cataclísmico.

Godoy: Por lo que he averiguado, la inflación monetaria en sí no es el problema que causa un aumento en los niveles de precios. El problema son las expectativas de la gente y la velocidad con la que se realizan las transacciones, ¿es eso correcto?

Mueller: Bueno, pongámoslo de esta manera: la razón de la obesidad no es la comida sino cuánto se come. La expansión del suministro de dinero es la comida. Si los actores económicos aceptan la oferta es otra cuestión. En esta decisión las expectativas juegan un papel importante. Aquí, sin embargo, debemos considerar que las expectativas no vienen de la nada. Tienen un punto de referencia en la realidad económica y en el discurso público, incluyendo los medios de comunicación. El enfoque de laissez-faire sobre el dinero no significa la ausencia de control. Es más bien el sistema monetario actual, con la constante intervención del banco central y el ansia de los gobiernos por gastar el déficit, el que está fuera de control. A diferencia de un sistema monetario fiat, un patrón oro o un sistema similar con un fuerte anclaje combinaría la flexibilidad a corto plazo con la estabilidad a largo plazo.

Godoy: El mecanismo que utiliza los tipos de interés para controlar la inflación es en realidad una forma de tratar de contener los aumentos de precios en un sistema de dinero fiduciario, ¿verdad?

Mueller: Para los responsables políticos, los tipos de interés son un instrumento de intervención, mientras que para la economía austríaca deberían reflejar la preferencia temporal y como tal sería el tipo natural. Los responsables políticos sólo pueden manipular el tipo de interés monetario. Lo que importa es la oferta monetaria y las expectativas. Un tipo de interés más elevado encarece el endeudamiento y, por lo tanto, puede detener la expansión de la circulación del dinero en la economía. Además, unos tipos de interés más altos pueden cambiar las expectativas sobre la futura inflación de los precios y, por tanto, reducir la velocidad de circulación. Sin embargo, el punto principal sobre el aumento de la tasa de interés es que el banco central tiene que reducir la base monetaria para obtener tasas de interés más altas. Los bancos centrales no pueden simplemente aumentar el tipo de interés y dejar la base monetaria como estaba. Cuando los bancos centrales apuntan a un determinado nivel como su tipo de interés de política, deben gestionar la base monetaria en consecuencia.

[En la segunda parte de esta entrevista, el periodista brasileño André de Godoy habla con Antony Mueller sobre la relación entre el crédito y el dinero, el proceso inflacionario y su relación con la economía real. ¿Cómo terminará la actual borrachera de deuda? ¿Qué viene después del alivio cuantitativo?]

André de Godoy: Ludwig von Mises menciona en sus libros que la expansión del crédito es una de las causas de la inflación más allá de la expansión monetaria. ¿Cuáles son las similitudes y diferencias entre estos dos fenómenos?

Antony Mueller: El dinero entra en circulación a través del canal de crédito. Los bancos comerciales obtienen un préstamo del banco central y proporcionan préstamos a los consumidores, empresas y gobierno. Por lo tanto, hay dos fuentes de creación de crédito y dos tipos básicos de dinero: el dinero del banco central y el dinero de depósito. El sistema monetario moderno es un sistema de crédito puro basado en dinero fiduciario sin un respaldo físico como el oro, por ejemplo. Los gobiernos dejaron el patrón oro con el comienzo de la Primera Guerra Mundial y nunca volvieron a él. Hoy en día, el gobierno a través de su banco central puede crear tanto dinero como quiera.

Godoy: ¿Cuál es exactamente la relación entre el crédito y el dinero?

Mueller: Mientras que el dinero fiduciario se basa en el crédito, no todo el dinero impacta en la economía. Por ejemplo, los bancos comerciales pueden pedir prestado dinero al banco central y no utilizarlo para préstamos, sino que lo depositan en sus cuentas en el banco central. Entonces, más dinero del banco central no significa más crédito comercial para los inversionistas y consumidores de la economía. Además, más dinero que entra en la economía no significa necesariamente más demanda porque los poseedores del dinero pueden reducir la frecuencia de las transacciones, la llamada velocidad del dinero. Cuando los agentes económicos gastan menos y mantienen sus activos monetarios durante un período de tiempo más largo, la velocidad de circulación del dinero se reduce. Por lo tanto, es erróneo postular que más dinero significa más crédito y que más dinero siempre significa más gasto. Esa fue la falsa suposición de los monetaristas.

Godoy: En cuanto a la política de tipo de cambio, ¿cómo pueden las variaciones del tipo de cambio llevar a la inflación?

Mueller: A largo plazo, el tipo de cambio refleja la paridad del poder adquisitivo. Sin embargo, a corto plazo, se producen desviaciones significativas debido a la intervención política y a que los bancos centrales manipulan el tipo de interés. Una intervención lleva a la siguiente, y finalmente todo se estropea. Por ejemplo, cuando los gobiernos tratan de estimular sus economías mediante un gasto deficitario adicional, el tipo de interés debería aumentar debido a las expectativas inflacionistas, pero el banco central puede contrarrestar esto y mantener el interés monetario artificialmente por debajo de su tasa natural. En este caso, el dinero inteligente sale del país y la moneda se devalúa. Cuando, como suele ocurrir en los países en desarrollo y las economías emergentes, la elasticidad de las importaciones es baja, la cantidad de las importaciones no disminuirá mucho, incluso cuando el precio de las importaciones en moneda nacional aumente como consecuencia de la devaluación del tipo de cambio. Esto entonces puede provocar la inflación de los precios en el país y luego, a su vez, más dinero tiende a salir del país. En su desesperación, el gobierno se siente obligado a manipular el tipo de cambio o a imponer controles de capital. Al final, el desorden es tan grande que el experimento de estímulo sale mal y en lugar de la expansión económica prevista, el país sufre una crisis de divisas junto con una contracción económica o incluso un colapso.

Godoy: La inflación es un tema que aparece a menudo en las noticias, pero las causas de la inflación no reciben tanta atención como sus consecuencias. ¿Cuáles son las causas de la inflación y cómo interactúan los factores?

Mueller: Primero dejemos claro que el término «inflación» sufre de un uso falso. El significado exacto de la inflación es la expansión de la oferta monetaria. Decir que «la inflación subió» no tiene sentido porque el término inflación se refiere a un volumen, el volumen monetario, que puede expandirse (inflarse) o contraerse (desinflarse). Cuando hablo del nivel de precios, prefiero el término «inflación de precios» para diferenciar la caída y el aumento del nivel de precios de la inflación que tiene lugar con la expansión y la contracción de la oferta monetaria. Además, la economía austriaca hace hincapié en que la relación entre la expansión monetaria y el nivel de precios no funciona de forma mecánica.

Godoy: ¿Podría explicar el proceso?

Mueller: Para poner el problema lo más simple posible, se puede decir que la inflación de los precios ocurre cuando el gasto crece más rápido que la producción. Un exceso de gasto sobre la producción resulta cuando la oferta de dinero se expande y cuando las empresas, los consumidores y el gobierno piden prestado para gastar más. La discrepancia entre la demanda y la oferta de bienes y servicios lleva a un aumento de los precios. La inflación de los precios también puede ocurrir sin la expansión de la oferta monetaria cuando se produce el llamado shock de oferta y la oferta de bienes se contrae. Entonces los precios suben porque el volumen de los bienes se ha reducido mientras que la oferta monetaria no ha cambiado. Para comprender la inflación, hay que tener en cuenta varios factores: el proceso de cómo el dinero entra en la economía, empezando por los bancos centrales y la política crediticia de los bancos comerciales, las tasas de cambio de la oferta monetaria, del volumen de crédito y de la velocidad de transacción, así como el gasto agregado nominal en comparación con la oferta real de bienes y servicios. La economía de la inflación no es un tema fácil.

Godoy: Cuando el Estado expande la base monetaria pero los bancos comerciales no ponen en circulación el exceso de dinero, el dinero en manos del público no aumenta. ¿Significa esto que en este caso no habrá aumento de los precios y reducción del poder adquisitivo?

Mueller: Sí, así es como funciona. Al final, el resultado depende de la acción humana. La acción humana tiene lugar a tiempo y por lo tanto las expectativas importan. Las expectativas inflacionarias se alimentan de sí mismas y de igual manera las expectativas deflacionarias. Es por eso que ambos procesos, una vez que ganan impulso, son tan difíciles de controlar. Si tuviéramos un sistema monetario sólido, las expectativas serían relativamente estables. Sin embargo, tenemos un sistema monetario estatal fiat con reserva fraccionada. Tal sistema monetario no sólo es muy volátil sino que también es propenso a fases prolongadas de expansión y contracción del crédito. Estos grandes ciclos pueden abarcar décadas. Hemos estado experimentando un ciclo expansivo de este tipo en los países industrializados desde el final de la vinculación del dólar estadounidense con el oro en la década de los setenta.

Godoy: ¿Puede terminar este ciclo?

Mueller: Este ciclo actual se ha convertido en una contracción desde hace mucho tiempo. Sin embargo, todos los principales bancos centrales han estado luchando como locos contra la tendencia. En Japón, la lucha inútil comenzó ya en los años noventa, en los Estados Unidos comenzó a principios del nuevo milenio. Desde la crisis de la deuda europea de hace unos diez años, el Banco Central Europeo también se ha sumado a ella. Por lo tanto, lo que observamos hoy es una lucha desesperada contra la deflación.

Godoy: ¿Cómo es que la disminución unitaria del valor del dinero ocurre bajo un sistema de moneda fiat?

Mueller: Bajo el patrón oro o un sistema similar con un fuerte anclaje que amarra la oferta monetaria, habrá fluctuación de la oferta monetaria a corto plazo. A largo plazo, los precios tenderán a caer a medida que aumente la productividad. Las expectativas no se desvían, porque la inflación y la deflación no pueden desviarse de manera desproporcionada. Sin embargo, en un sistema monetario fijo, la inflación y la deflación pueden adquirir proporciones excesivas. Me temo que la parábola del ketchup de la inflación se sostiene. Se agita y se golpea el fondo de la botella de ketchup, pero no sale nada. De repente, el ketchup salpica en tu plato, en la mesa y en tu camisa en un estallido. Es lo mismo con la inflación del dinero. Los bancos centrales empujan y sacuden, y no aparece la inflación de precios, hasta que de repente llega como un estallido masivo de aumentos de precios y como hiperinflación. La analogía también se aplica a lo que viene después. Mientras que la salsa de ketchup sale de la botella en un chorrito, lleva mucho trabajo y mucho tiempo devolver el exceso de salsa a la botella. De hecho, una repetición completa será imposible. Bajo un sistema monetario «fiat», no es sólo la inflación la que aparece repentinamente como una salpicadura, sino también la deflación. Bajo un sistema monetario «fiat», una contracción monetaria es maliciosa, porque típicamente aparecerá de la nada y causará estragos en los negocios de los agentes económicos.

Godoy: Como pregunta final, déjeme preguntarle por su perspectiva de la economía estadounidense comparada con la de Brasil.

Mueller: Las dos economías están en etapas muy diferentes del ciclo comercial. Brasil sigue en una depresión que comenzó hace cinco años y que trajo consigo una tasa de desempleo de más del diez por ciento (y la tasa aún persiste por encima de esta marca), mientras que los Estados Unidos están oficialmente en pleno empleo. La pregunta es cuándo se recuperará Brasil y si la economía de los Estados Unidos se hundirá. Primero a Brasil: Desde el 1 de enero de 2019, Brasil tiene un nuevo gobierno que es diferente a sus predecesores, ya que tiene un fuerte perfil de promotor. La confianza va en aumento, y en este sentido es sólo cuestión de tiempo cuando la economía brasileña se recupere. Sin embargo, existen dos riesgos: en primer lugar, que la inflación vuelva a acechar a Brasil cuando la recuperación sea más fuerte y, en segundo lugar, qué pasará si el entorno económico internacional sigue debilitándose y los principales socios comerciales de Brasil, incluida China, entran en recesión.

Godoy: ¿Qué tal los Estados Unidos?

Mueller: Los responsables políticos han fabricado un globo gigante que nos ha llevado a la cima de una pirámide. Sabemos que esta situación es insostenible, pero no sabemos a qué lado caerá el globo. El banco central estadounidense ha intentado varias veces desinflar el globo, pero parpadeó en cuanto la bolsa empezó a tambalearse. Al igual que la política fiscal, la política monetaria se ha pintado a sí misma en una esquina: política fiscal con demasiada deuda pública y política monetaria con demasiada deuda del sector privado. Los economistas austriacos siempre han advertido que tales políticas de creación de crédito excesivo terminarán en un desastre. Sospecho que hemos superado la etapa de desastre y nos acercamos a una catástrofe, que espero sirva de llamada de atención y alerte al público y a los responsables políticos sobre la necesidad de reformar el sistema monetario.

Esta entrevista fue publicada en dos partes en el Instituto Ludwig von Mises. La primera parte bajo el título No necesitamos más dinero para un mayor crecimiento económico en 6 de marzo de 2020, la segunda parte apareció bajo el título ¿Qué viene después de la expansión cuantitativa? en 9 marzo 2020

 

Las opiniones expresadas en artículos publicados en www.fundacionbases.org no son necesariamente las de la Fundación Internacional Bases

Videos Nuevos

YouTube video
YouTube video
YouTube video
Fundación Bases
  • Fundación Internacional Bases
    Rosario - Madrid - Viena - Chicago
    Varsovia - Tel Aviv - Asunción - Lubbock
  • bases@fundacionbases.org
  • www.fundacionbases.org

Subscribite a nuestro Newsletter