El Desmanejo de los Tests de Coronavirus en los Estados Unidos

Photo by Louis Reed on Unsplash Photo by Louis Reed on Unsplash

Muchos estadounidenses se preguntan por qué los funcionarios de salud pública no están haciendo más para acelerar el despliegue de los kits de prueba de coronavirus. ¿Qué pasaría si un equipo privado de médicos ofreciera una prueba efectiva antes de que los reguladores federales la aprobaran?

La Dra. Helen Y. Chu y un equipo de expertos en enfermedades infecciosas en Seattle descubrieron la respuesta: el gobierno lo detendrá.

Según una investigación del New York Times, la Dra. Chu y un equipo de investigadores en el área de Seattle habían estado recolectando hisopos nasales de residentes que experimentaban síntomas en un esfuerzo por controlar la propagación de la gripe en la región. Podrían haber usado su prueba para monitorear el brote de coronavirus, pero para ello necesitaban la aprobación de los funcionarios estaduales y federales para hacerlo legalmente.

“Pero en casi todas partes donde la Dra. Chu intentó, los funcionarios rechazaron la idea», muestra la investigación del Times, a pesar de que estaba claro que el virus ya estaba devastando a China y que probablemente se propagaría en los Estados Unidos. Ella y su equipo decidieron comenzar a realizar pruebas de coronavirus sin la aprobación del gobierno de todos modos. Sus peores temores se confirmaron porque pudieron documentar que un adolescente local tenía el virus. Los funcionarios del gobierno posteriormente confirmaron los hallazgos del equipo de la Dra. Chu. Sin embargo, según los reporteros del Times Sheri Fink y Mike Baker, los reguladores aún no permitirían que su equipo avance con más pruebas:

“Funcionarios federales y estatales dijeron que el estudio de la gripe no podía ser reutilizado porque no tenía permiso explícito de los sujetos de investigación; los laboratorios tampoco estaban certificados para trabajo clínico. Si bien reconocieron las cuestiones éticas, la Dra. Chu y otros argumentaron que debería haber más flexibilidad en una emergencia durante la cual se podrían perder tantas vidas. El lunes por la noche, los reguladores estatales les dijeron que dejaran de hacer pruebas por completo”.

Fink y Baker señalan que el hecho de que el gobierno no haya permitido que este estudio continúe, «fue solo una de una serie de oportunidades perdidas por el gobierno federal para garantizar pruebas más generalizadas durante los primeros días del brote, cuando la contención hubiera sido más fácil». Lamentablemente, las cosas no están mejorando. «Los continuos retrasos [en la obtención de kits de prueba aprobados por el gobierno] han hecho que sea imposible para los funcionarios obtener una imagen real de la magnitud del brote creciente», señalan los periodistas. Mientras tanto, las primeras pruebas de diagnóstico aprobadas por el gobierno estaban contaminadas, lo que significa que la prueba de Seattle debería haber sido bien recibida como alternativa. Los periodistas concluyen que:

“El Estudio de la gripe de Seattle ilustra cómo las regulaciones y los trámites burocráticos existentes, a veces diseñados para proteger la privacidad y la salud, han impedido la rápida implementación de las pruebas a nivel nacional, mientras que otros países aumentaron mucho antes y más rápido. Ante una emergencia de salud pública en una escala potencialmente no vista en un siglo, Estados Unidos no ha respondido ágilmente”.

No hace falta decir que se está gestando una catástrofe de salud pública. Las regulaciones excesivamente precautorias pueden haber socavado la salud pública y costar vidas.

 

Burocracia vs. Salud Pública

Los funcionarios de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la Administración de Alimentos y Medicamentos dicen que están trabajando agresivamente para encontrar mejores procedimientos de prueba para contrarrestar el virus, que ahora ha sido clasificado como una pandemia por la Organización Mundial de la Salud. Incluso si es cierto que los funcionarios federales están haciendo todo lo posible para acelerar las pruebas, el rechazo del gobierno al esfuerzo de pruebas del estudio de la gripe de Seattle representa un ejemplo inquietante del fracaso de las buenas intenciones en la acción. El hecho de que los reguladores de mentalidad precautoria digan que tienen en mente nuestros mejores intereses, no significa necesariamente que sus políticas realmente sirvan al bien público.

En este caso, los procedimientos altamente restrictivos para las pruebas de virus han tenido la consecuencia involuntaria de cerrar las pruebas que podrían detectar brotes y salvar vidas. Seguir los procedimientos aparentemente importaba más que obtener buenos resultados. «Este virus es más rápido que la FDA», dijo al Times un médico del Centro Médico de la Universidad de Washington. Increíblemente, ese médico también dijo que en un momento la agencia le estaba pidiendo que enviara materiales por correo, además de por correo electrónico. Los estrictos trámites reglamentarios han triunfado sobre el sentido común.

Por cierto, el equipo de Seattle Flu Study está financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates, y los funcionarios de salud de la Fundación y del estado de Washington solicitaron a los CDC que consideren usar los resultados de las pruebas del equipo de Seattle. El CDC simplemente ignoró el pedido y les dijo que buscaran la aprobación de la FDA. En tanto que el Seattle Flu Study no cumplió estrictamente con las reglamentaciones de laboratorio establecidas por los CDC y la FDA, la respuesta de los reguladores federales siempre fue la misma: No. «Sentíamos que estábamos sentados, esperando que surgiera la pandemia», la Dra. Chu le dijo al Times. “Podríamos haber ayudar pero no pudimos hacer nada».

 

La evasión etica

Sin embargo, lo más interesante de este ejemplo de regulación que limita la innovación es que no impidió que la Dra. Chu y su equipo avanzaran, al menos no inicialmente. En cambio, se involucraron en lo que podríamos considerar como «emprendedurismo evasivo» o «desobediencia civil tecnológica». Continuaron y probaron el coronavirus sin permiso para demostrar que podrían ayudar. Dicho de otra manera, violaron la ley en pos de un objetivo más elevado.

¿Qué debemos hacer con la ética de esta decisión? Es una pregunta espinosa y una que discuto en mi próximo libro, que documenta el surgimiento del emprendedorismo evasivo y la desobediencia civil tecnológica en muchos contextos diferentes. Los emprendedores evasivos son innovadores que no siempre se ajustan a las normas sociales o legales. Aprovechan los nuevos dispositivos, plataformas y métodos de producción para experimentar con nuevas formas de hacer las cosas. A veces lo hacen intencionalmente para evadir las leyes o regulaciones que consideran ofensivas, confusas o contraproducentes. Por eso me refiero a ella como desobediencia civil tecnológica.

El acto evasivo del Dra. Chu de testear sin aprobación va a la cuestión ética y legal central planteada repetidamente en mi nuevo libro: ¿Por qué muchas personas a menudo justifican los actos de emprendedurismo evasivo después del hecho, pero pocos los defienden mientras suceden? Dicho de otra manera, ¿por qué la gente (incluido el New York Times de todos los periódicos) aplaude a la Dra. Helen Chu y su equipo en este momento en lugar de sugerir que sean multados o enviados a la cárcel? Después de todo, técnicamente hablando, violaron la ley. Algunos dirán que ella y su equipo pueden ser perdonados porque sus acciones evasivas podrían ayudar a salvar vidas y, por lo tanto, los fines justifican los medios. Pero, ¿quién habría respaldado a ella y a su equipo cuando inicialmente se propusieron innovar en todo el sistema para lograr ese resultado?

Este es el tipo de cuestiones espinosas con las que me enfrento en mi próximo libro. La respuesta en este y muchos otros casos no es en blanco y negro. Pero la innovación evasiva claramente podría ayudar a salvar vidas en este caso, que debe tener alguna relación con el cálculo moral aquí.

 

Poniendo al Genio de vuelta en la botella

Pero consideremos el caso contra el emprendedurismo evasivo en este contexto. Sin duda, la ética de las pruebas médicas es extraordinariamente complicada. A nivel individual, existen serias preocupaciones sobre la privacidad médica del paciente. En conjunto, existen preguntas legítimas sobre qué tipos de pruebas se pueden confiar, así como inquietudes sobre resultados erróneos que provocan pánicos o tratamientos equivocados.

Pero incluso dejando de lado esas cuestiones éticas, este caso plantea una realidad más práctica: las nuevas capacidades tecnológicas, en el espacio médico y en otros, se están volviendo más descentralizadas y democratizadas.

En los viejos tiempos, «hacer ciencia» era exclusivamente el dominio de expertos en grandes instituciones. Seguir los procedimientos establecidos era lo más sencillo en ese entorno. Las cosas se vuelven más complicadas una vez que el genio está fuera de la botella y más instituciones e individuos tienen acceso a tecnologías que permiten formas más descentralizadas de experimentación de prueba y error.

Los reguladores de aversión al riesgo y sus montañas de burocracia altamente precautorias sólo pueden aspirar a obstaculizar esto. Los formuladores de políticas necesitarán un nuevo enfoque para la gobernanza tecnológica en este nuevo mundo. La flexibilidad y la humildad serán esenciales. Los reguladores no deberían tirar los viejos libros de reglas, por supuesto. Algunos procedimientos de precaución aún tienen sentido. No todo el mundo debería tener su propio laboratorio o hacer sus propias pruebas. La innovación sin permiso tiene sus límites.

Por otro lado, los legisladores y los reguladores podrían tomar prestada una página del libro de jugadas de innovación sin permiso y permitir más ensayos experimentales, procedimientos de prueba flexibles, exenciones específicas y revisiones regulatorias ex post en lugar de prohibiciones regulatorias ex ante sobre todas y cada una de las innovaciones.

El emprendedurismo evasivo debe considerarse como una parte importante de un proceso de descubrimiento más amplio que aprecia la profunda importancia de la experimentación continua y descentralizada de prueba y error para el proceso de aprendizaje social. Los legisladores deberían encontrar una manera de acomodar un poco más de pensamiento innovador e innovador, especialmente cuando nuestras vidas están en juego.

 

Traducido por el Equipo de Somos Innovación. 

Fuente: American Institute for Economic Research (AIER)

 

Las opiniones expresadas en artículos publicados en www.fundacionbases.org no son necesariamente las de la Fundación Internacional Bases

Videos Nuevos

YouTube video
YouTube video
YouTube video
Fundación Bases
  • Fundación Internacional Bases
    Rosario - Madrid - Viena - Chicago
    Varsovia - Tel Aviv - Asunción - Lubbock
  • bases@fundacionbases.org
  • www.fundacionbases.org

Subscribite a nuestro Newsletter