El Denunciante del Coronavirus que Dio su Vida

Photo by Adli Wahid on Unsplash Photo by Adli Wahid on Unsplash

Cuando el coronavirus de Wuhan fue noticia por primera vez en diciembre, como la mayoría de personas, no me detuve mucho a pensar en ello. El problema estaba a medio mundo de distancia. Pocas personas estaban afligidas, y sólo una pequeña fracción de ellas había muerto. Probablemente escuchemos el final cuando el invierno de paso a la primavera, me imaginé.

No ha resultado así, por desgracia. La propagación del virus supera incluso las peores expectativas de hace un par de meses. Las estimaciones más conservadoras sugieren que cientos han perecido y decenas de miles -quizás incluso cientos de miles- están infectados. Ciudades enteras en China están en cuarentena. Las crecientes turbulencias están afectando los viajes a Asia, incluyendo el mío.

Tengo reservado para comenzar una gira de conferencias en Hong Kong a principios de marzo, seguida de Yakarta (Indonesia), y luego a cuatro ciudades de Australia. La primera señal de posibles problemas llegó por correo electrónico hace una semana. Mis anfitriones  en Hong Kong escribieron que todo seguía en pie, pero que todos llevaban ahora máscaras faciales. Hablar a través de una máscara sería la primera vez para mí desde Halloween en 1965, así que planeo comprar una y empezar a practicar. A partir de hoy, el tramo de mi viaje a Hong Kong sigue pautado en el calendario, pero no me sorprenderá si tengo que empezar mi gira en Yakarta.

 

Desafiando al gobierno para ayudar a la gente

Una de las víctimas en China fue un joven oftalmólogo del Hospital Central de Wuhan, el Dr. Li Wenliang, el mismo denunciante que fue castigado por el gobierno chino en diciembre por hablar sobre el virus. A pesar de los intentos del régimen socialista por silenciarlo (incluyendo la censura de sus escritos en las redes sociales y su detención), Li se convirtió en un héroe, primero para sus compañeros de la escuela de medicina y luego para la nación a la que trató de advertir.

Deja atrás una esposa embarazada y un niño pequeño. Tenía sólo 34 años.

En Australia, The Sydney Morning Herald informó:

El resumen completo de su historia, que salió a la luz en las últimas semanas cuando el brote de Wuhan se convirtió en una emergencia internacional, provocó una oleada de indignación en China, donde los ciudadanos llevan mucho tiempo irritados por la inclinación del gobierno a sofocar implacablemente cualquier discurso que se considere una amenaza para la estabilidad social.

Cuando llegue el día en que el socialismo unipartidista en China sea arrojado al basurero de la historia, Li Wenliang será recordado como un rebelde cuya vida ayudó a que ese glorioso día ocurriera.

 

Una lección de economía

Mientras tanto, demos crédito al gobierno chino por al menos una gracia salvadora: Las noticias indican que la semana pasada, las autoridades de Beijing eliminaron los aranceles y derechos sobre los suministros médicos importados, incluyendo las mascarillas. Normalmente, China produce alrededor de 20 millones de máscaras cada día – cerca de la mitad de la producción mundial – pero en sólo dos días en enero, un almacén de ventas por Internet en China vendió 80 millones.

Cuando un desastre ocurre en algún lugar de los EE.UU., invariablemente escuchamos la petición por el control de precios. «¡No dejes que los estafadores de precios nos atrapen!» gritan. Sin embargo, el aumento de los precios de las máscaras faciales en China, junto a la suspensión de los aranceles sobre las mismas, están produciendo precisamente lo que cualquier buen economista de mercado diría que se necesita, a saber, un aumento de la oferta para satisfacer la creciente demanda. Las noticias de hoy están llenas de historias sobre fabricantes de máscaras faciales de lugares tan lejanos como Francia que están poniendo la producción en «sobremarcha». Si vamos a tener una epidemia, al menos podemos aprender un poco de economía con ella.

Nadie sabe aún adónde va a parar este asunto del coronavirus, pero les garantizo que habrá héroes en el camino. Incluirán doctores, enfermeras y otros profesionales de la salud y, por supuesto, un joven muy valiente llamado Li Wenliang. Que Descanse en Paz.

Fuente: La Fundación para la Educación Económica (FEE)

Las opiniones expresadas en artículos publicados en www.fundacionbases.org no son necesariamente las de la Fundación Internacional Bases

Videos Nuevos

YouTube video
YouTube video
YouTube video
Fundación Bases
  • Fundación Internacional Bases
    Rosario - Madrid - Viena - Chicago
    Varsovia - Tel Aviv - Asunción - Lubbock
  • bases@fundacionbases.org
  • www.fundacionbases.org

Subscribite a nuestro Newsletter