Coronavirus: Motivos para Ser Optimistas

Photo by Dayne Topkin on Unsplash Photo by Dayne Topkin on Unsplash

Con los temores respecto del coronavirus acelerados y las naciones y organizaciones de todo el mundo lidiando con la mejor forma de contener y mitigar el daño, se hace cada vez más difícil ser optimista sobre el futuro inmediato. ¿Cuáles son las perspectivas para el público estadounidense y para la economía 2020? ¿Veremos un aumento agudo y prolongado de enfermedades y muertes? ¿Observaremos una economía de sonambulismo con apenas crecimiento del PIB? ¿Podríamos experimentar una de las recesiones más serias de los últimos 20 años?

Bueno, somos cautelosamente optimistas. Somos economistas capacitados en lugar de profesionales de la salud pública, pero nuestros antecedentes nos llevan a pensar que el coronavirus aumentará y disminuirá relativamente rápido y que el crecimiento del PIB de la nación reflejará esos efectos. Es probable que el crecimiento caiga significativamente en la primera mitad de 2020, tal vez se vuelva negativo, pero aumente nuevamente y recupere a medida que avanza el año. No, no esperamos ver un crecimiento del tres por ciento del PIB en el corto plazo, pero esperamos ver un crecimiento de dos por ciento nuevamente a fines de este año.

¿Optimista? Algunos podrían llamarnos irracionales o algo peor. Pero siguiendo los pensamientos extraordinarios del libro de 2010 de Matt Ridley, «The Rational Optimist», estamos convencidos de que los mercados, en la medida en que se les permita operar, trabajando en conjunto con tecnologías de comunicaciones de alta velocidad, reducirán significativamente el daño que podría ocurrirnos. Déjenos explicarle.

En primer lugar, no nos equivoquemos: enfrentamos una grave amenaza para la salud y todos debemos seguir los consejos y el asesoramiento del Centro para el Control de Enfermedades (CDC) y nuestros profesionales de la salud. Pero, curiosamente, las proyecciones de los epidemiólogos indican que esta podría ser la primera pandemia mundial en la era de los teléfonos inteligentes, la inteligencia artificial, la conexión ubicua de celulares e internet y las comunidades conectadas globalmente a través de las redes sociales. Como resultado, la sociedad está mejor preparada para enfrentar una grave amenaza para la salud que nunca antes.

Entonces, si bien el virus ya está causando disrupciones, pérdidas y tragedias reales, existen también motivos para un cierto optimismo. Mejorados por una tecnología ubicua, sin precedentes y de bajo costo, podemos aportar soluciones innovadoras para abordar este grave problema.

 

Una comparación con pandemias anteriores:

Consideremos algunas observaciones de las dos primeras pandemias del siglo XXI: el síndrome respiratorio agudo grave (SARS, por sus siglas en inglés) en 2002 y la «gripe porcina» (H1N1) en 2009. En el caso del SARS, transcurrieron cinco meses antes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el CDC emitieran alertas globales. La Red Canadiense de Inteligencia de Salud Pública Global (CGPHIN, por sus siglas en inglés) recogió información de tableros de mensajes chinos que indicaban una nueva enfermedad similar a la gripe en noviembre de 2002. Esta información no fue traducida al inglés por la OMS y estuvo disponible sino hasta el 21 de enero de 2003, principalmente debido a limitaciones tecnológicas y sistemáticas. Se necesitaron cinco meses para identificar definitivamente el virus. La pandemia se contuvo antes de que se desarrollara una vacuna real.

En el caso de H1N1, la primera pandemia de gripe en 40 años, el desarrollo de tecnología mejorada y los avances relacionados permitieron tiempos de respuesta de salud pública mejorados, una secuenciación más rápida del genoma y ensayos clínicos avanzados y desarrollo y disponibilidad de vacunas. En particular, los ensayos clínicos de vacunas estaban en marcha dentro de los cinco meses posteriores al brote.

En el caso del coronavirus, se informó un grupo de enfermedades similares a la neumonía en la provincia china de Wuhan a fines de diciembre de 2019, con una declaración de China a la OMS el 31 de diciembre. En 24 horas, la fuente del brote había sido identificado, y el virus fue identificado en forma concluyente el 7 de enero. Para el 9 de enero, dos días antes de la primera muerte, el genoma del coronavirus había sido ya secuenciado.

El primer caso fue reportado en los Estados Unidos el 21 de enero, con kits de prueba del CDC disponibles para el 27 de enero. Menos de un mes después, varias compañías farmacéuticas y organizaciones de investigación de la salud habían comenzado el proceso de prueba de la vacuna clínica. Una vacuna desarrollada por Moderna Therapeutics se envió inicialmente al Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID, por sus siglas en inglés) el 24 de febrero, menos de dos meses después de la identificación del virus a medio mundo de distancia.

 

Cómo se han expandido los enlaces de comunicaciones:

A continuación, veamos algunas mejoras que el mercado ha entregado desde el momento del SARS, hasta el H1N1 y ahora el coronavirus. En 2002, sólo el 59 por ciento de la población de EE. UU. tenía acceso a Internet, creciendo a 76 por ciento en 2009 y 90 por ciento en 2019. El uso de banda ancha en el hogar aumentó de sólo 9 por ciento en enero de 2002 a 73 por ciento en febrero de 2019.

Igualmente importante en este caso son los dispositivos móviles y el uso de las redes sociales. En 2002, la concepción actual de las redes sociales no existía realmente. El porcentaje de la población de EE. UU. que usaba las redes sociales en 2008-09 era de aproximadamente el 10%, llegando a casi el 80% en 2019. En 2002 no había dispositivos móviles para acceder a Internet. En 2011, sólo el 35 por ciento de la población de EE. UU. tenía acceso a dispositivos móviles, mientras el 81 por ciento tenía acceso para 2019. Casi todos los estadounidenses que desean acceso a Internet, acceso a redes sociales y un dispositivo móvil ahora lo tienen.

¿Qué significa esto para las funciones sociales centrales como la educación en caso de interrupciones inspiradas en el coronavirus? Tenga en cuenta que en 2002-03, sólo el 30 por ciento de los distritos escolares públicos K-12 ofrecían opciones de aprendizaje en línea, creciendo a un 53 por ciento en 2009 y a un 75 por ciento en 2013-14. Se estima que casi todas las escuelas públicas de EE. UU. brindan actualmente cursos en línea. En la última semana, hemos visto a las principales universidades como Stanford, MIT y la Universidad de Washington ajustarse e innovar para continuar con las operaciones y al mismo tiempo protegerse contra la propagación del virus. En la Universidad de Washington, todas las clases del trimestre de primavera se han trasladado en línea.

En todo el mundo, estamos pasando a reuniones virtuales, telepresencia y otras soluciones remotas para limitar el riesgo de transmisión de enfermedades. Todos estos avances están contribuyendo a un futuro en el que la salud pública puede estar mejor protegida, al tiempo que mantienen importantes funciones económicas y sociales.

 

¿Qué pasa con China, el epicentro del coronavirus?

China, con la población más grande de la Tierra y la segunda economía más grande, merece su propio apartado. En 2009, se estima que el 28 por ciento de los ciudadanos chinos tenía acceso a internet, aumentando al 54 por ciento en 2017, con tasas superiores al 70 por ciento en los principales centros de población. Hoy hay más usuarios de internet en China que en cualquier otro país. El 98,6 por ciento de los usuarios chinos acceden a internet a través de dispositivos móviles. Solo el 26 por ciento de los ciudadanos chinos estaban usando las redes sociales en 2013, creciendo a 60 por ciento en 2016. En adelante, incluso con la intervención del gobierno, es difícil concebir una situación en la que la información importante de salud pública no esté disponible o se retrase en la medida en que ha sido durante períodos anteriores como SARS y H1N1.

No solo el acceso a la tecnología es significativamente mayor, sino que el poder y la capacidad de la tecnología aumentan exponencialmente. El mundo se está transformando rápidamente de una plataforma 4G a una plataforma 5G, que se dice que ofrece una velocidad cincuenta veces más rápida, diez veces menos latencia y mil veces la capacidad del 4G. Aún resta mucho para que aprovechemos plenamente su potencial, pero las implicaciones para la inteligencia artificial, la salud pública, el comercio y la educación son significativas, tal vez señalando un optimismo aún mayor de que podemos luchar contra un brote futuro.

 

Pensamientos finales

El coronavirus es mortal. Todavía no nos hemos acercado a resolver el problema y debemos tomarlo en serio. Pero una mejor información está conduciendo a mejoras en la salud pública en detección temprana, detección, tratamiento, educación, contención de enfermedades, movilización de recursos médicos, captura y análisis rápidos de datos, así como el desarrollo y la entrega rápida y efectiva de vacunas. En términos más generales, se están desarrollando mejoras en las cadenas de suministro, soluciones de fabricación, estructuras organizativas virtuales, estrategias de continuidad del negocio, educación en línea, y la lista continúa.

La mayoría son avances tecnológicos impulsados ​​por el mercado para cumplir con los incentivos básicos y simples derivados de las necesidades de los consumidores. Como sociedad, sería prudente apoyar las regulaciones y normativas que recompensen el desarrollo y la difusión continuos de los avances tecnológicos, el desarrollo y la difusión de medicamentos, el acceso y el intercambio de información gratuitos y sin filtro, métodos alternativos de educación y enfoques ágiles y flexibles para desafíos de todo tipo.

No podemos cambiar el hecho de que el coronavirus está aquí, pero podemos ser optimistas de que las personas (el mayor recurso natural en la Tierra) aprenderán, ajustarán, crearán, innovarán y, en última instancia, solucionarán este problema y crearán mejoras duraderas como resultado. En la actualidad, el curso de acción más productivo es prestar atención a los consejos de los expertos, mientras mantenemos nuestro sentido racional de optimismo basado en una historia comprobada de innovación humana, creatividad y trabajo duro. Lavemos nuestras manos, tomémonos el tiempo que sea necesario y luego volvamos al trabajo.

 

Traducido por el Equipo de Somos Innovación. 

Fuente: American Institute for Economic Research (AIER)

Las opiniones expresadas en artículos publicados en www.fundacionbases.org no son necesariamente las de la Fundación Internacional Bases

Videos Nuevos

YouTube video
YouTube video
YouTube video
Fundación Bases
  • Fundación Internacional Bases
    Rosario - Madrid - Viena - Chicago
    Varsovia - Tel Aviv - Asunción - Lubbock
  • bases@fundacionbases.org
  • www.fundacionbases.org

Subscribite a nuestro Newsletter