Las Leyes Contra la Escalada de Precios Son la Razón por la que Hay una Escasez de Papel Higiénico

Photo by Erik Mclean on Unsplash Photo by Erik Mclean on Unsplash

Mi familia pasó las vacaciones de primavera disfrutando de la costa de México y volvió a casa a un mundo que apenas reconocíamos. Muchas tiendas cerraron temprano porque sus estantes estaban vacíos. Los compradores temían los efectos de una pandemia y quedarse atrapados en casa sin necesidades, así que salieron corriendo y compraron cada pedazo de papel higiénico de la ciudad, incluso el de mala calidad de una sola capa. Con este enorme aumento de la demanda de papel higiénico, ¿por qué no vemos un aumento de los precios para asignar el recurso racionalmente?

En la mayoría de los estados, una vez que se declara el estado de emergencia, entran en vigor leyes contra la escalada de los precios y los precios de los artículos de primera necesidad quedan esencialmente congelados. Los más tiernos de entre nosotros pueden alegrarse de esta acción, regocijándose de que los pobres o los que tienen ingresos fijos puedan seguir obteniendo las cosas que necesitan durante la crisis. Pero con un examen más detallado vemos que es exactamente lo contrario, porque sin un precio más alto no quedará nada de papel higiénico. En tiempos de crisis, sólo el aumento de los precios de los artículos de primera necesidad los mantiene disponibles para las masas.

Los precios actúan como señales tanto para los compradores como para los vendedores. El aumento de la escasez de un bien se refleja en un precio más alto, y su disminución de la escasez o la abundancia se refleja en un precio más bajo. Tanto si el vendedor ha oído hablar de COVID-19 y de la fiebre del papel, un precio más alto le indica que debe llevar más papel higiénico al mercado lo antes posible. El precio más alto puede incluso inducir a algunas personas que regularmente guardan grandes existencias de él en sus áticos a vender algunos de sus rollos marginales. Por el contrario, para el comprador, el precio más alto le instruye a conservar el papel higiénico porque tiene un mayor costo en términos de otros bienes y servicios de los que puede disfrutar. Cuando los precios suben para reflejar el aumento de la escasez, se evita la escasez. De hecho, Murray Rothbard señaló que en los mercados libres y sin trabas no hay escasez ni superávit porque los precios suben y bajan para que los mercados se despejen.

Se debe permitir que los precios suban por otra razón importante: estos compradores y vendedores están entrando en un intercambio voluntario en el que ambos esperan beneficiarse. Cada una de las partes de la transacción está ofreciendo algo que valora menos que el artículo que recibirá a cambio. Incluso el comprador que paga el precio más alto espera beneficiarse. Debido a que no hay coacción, el comprador puede negarse a comprar si no espera estar mejor al precio más alto. Con las nuevas condiciones de demanda, si los precios se congelan a los niveles previos a la COVID-19, los compradores compran más papel higiénico para satisfacer necesidades cada vez menos urgentes, como la tranquilidad de saber que tienen un suministro de seis meses en casa. El comprador sólo espera beneficiarse de esa mayor tranquilidad cuando el precio se congela en el nivel prepandémico. Mientras tanto, el papel higiénico ya no está disponible para las personas que tienen una necesidad más urgente, como el hecho de no tener papel higiénico en casa. Esas personas estarían felices de comprar papel higiénico incluso a cinco veces el precio.

A través de los años todos hemos escuchado las advertencias de que el mundo se está quedando sin una serie de recursos: el carbón a finales del siglo XIX, el cobre en la década de 1980, el agua dulce en 2001, y el fósforo el año pasado. Hoy en día es papel higiénico. En lugar de preocuparnos de que nos quedemos sin ningún recurso en particular, deberíamos temer que el gobierno no permita que los mercados funcionen, impidiendo que los precios reflejen la escasez relativa. Ese es realmente el único obstáculo para una asignación racional de los recursos. El «estafador de precios», entonces, puede ser correctamente entendido como un héroe, no como un villano.

 

Fuente: Centro Mises

Las opiniones expresadas en artículos publicados en www.fundacionbases.org no son necesariamente las de la Fundación Internacional Bases

Videos Nuevos

YouTube video
YouTube video
YouTube video
Fundación Bases
  • Fundación Internacional Bases
    Rosario - Madrid - Viena - Chicago
    Varsovia - Tel Aviv - Asunción - Lubbock
  • bases@fundacionbases.org
  • www.fundacionbases.org

Subscribite a nuestro Newsletter